7 consejos para ahorrar energía en casa

Consejos para ahorrar energía en casa

Reducir el consumo energético en casa es sencillo si pones en práctica estos consejos. No sólo conseguirás que el importe de tu factura de la luz sea inferior, sino también tener un hogar más eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

Considéralos como los 7 mandamientos de la eficiencia energética en tu vivienda 😉

1. Evita mantener abiertos congelador y nevera

¿Abres la puerta de la nevera y te quedas un buen rato pensando qué es lo que te apetece?

Si quieres ahorrar energía, intenta tener claro lo que necesitas antes de abrir la nevera y el congelador. Al tener abierta la puerta de estos electrodomésticos aumenta su temperatura y, en consecuencia, consumirán más energía para volver a enfriarse.

2. Desconecta los aparatos que no uses

Con apagar los aparatos no es suficiente para que no haya consumo de energía.

El stand-by o modo reposo de algunos electrodomésticos y dispositivos electrónicos puede suponer del 2 al 11% de tu gasto de luz anual.

Se le conoce como consumo fantasma porque, aunque no nos demos cuenta, hay gasto energético.

Evita este consumo desconectando por completo todos los aparatos cuando no los utilizas. Ten en cuenta que los aparatos en modo reposo o stand-by no son sólo los de piloto rojo, sino que también hay otros, como el de aire acondicionado, que consumen electricidad al estar enchufados, aunque no estén activos.

Existen enchufes inteligentes, con los que puedes conectar y desconectar completamente los aparatos sin necesidad de desenchufarlos. Si prefieres una opción más sencilla, el uso de regletas te permitirá desconectar varios aparatos de una sola vez.

3. No planches prendas sueltas

Planchar es una de las tareas domésticas que menos suelen gustar. Por eso, es habitual que planchemos prendas sueltas sólo cuando necesitamos hacer uso de ellas. En cambio, esta práctica es poco eficiente.

La plancha es uno de esos electrodomésticos que consumen más de lo que a priori se puede pensar. Para alcanzar una temperatura elevada, se necesita una gran cantidad de energía.

Ahorramos al planchar de una sola vez todas las prendas que hemos lavado. Además, resulta más eficiente empezar por planchar las prendas con un tejido delicado, que requiera menos temperatura, y seguir por las que necesitan temperaturas más altas.

También puedes planchar la última prenda tras haber desenchufado la plancha. El calor que conserva el electrodoméstico durante unos minutos debería ser suficiente.

Planchar de forma eficiente

4. Al cocinar, tapa las sartenes y ollas

Consumirás menos energía, pues aprovecharás más el calor que se genera al cocinar. Además, tardarás menos en calentar la sartén o en que empiece a hervir el agua.

5. Aprovecha el periodo valle

Si tienes una tarifa con discriminación horaria, intenta centrar tu consumo en las horas valle. La energía es casi un 50% más barata en el periodo valle, mientras que en el periodo punta es casi un 20% más cara.

Ten en cuenta que hay variaciones según la época del año. En el horario de primavera-verano el periodo valle es de 23 a 13 horas, mientras que en otoño-invierno es de 22 a 12 horas.

Si no tienes clara la diferencia entre las tarifas de luz con y sin discriminación horaria o cuál te conviene más según tus hábitos de consumo, llama a nuestro teléfono 985 165 134 y te asesoramos.

6. Elige las bombillas estratégicamente

La clave para conseguir una iluminación eficiente y económica en el hogar está en combinar diferentes tipos de bombillas, en función de las necesidades de iluminación de cada estancia de la casa. Por ejemplo, no pasamos el mismo tiempo en el salón que en el pasillo, ¿a que no? Por tanto, el tipo de bombillas que utilizaremos en estas estancias debe ser diferente.

Lo ideal es diseñar un plan de iluminación donde los tipos de bombillas sean de iluminación LED y fluocompactas. Si bien el precio de ambas es superior al de las bombillas incandescentes, a largo plazo conseguiremos un ahorro sustancial que puede llegar hasta el 80%. Es una inversión que ciertamente merece la pena y que amortizaremos al poco tiempo.

Las bombillas fluocompactas tienen una vida útil de entre 6.000 y 10.000 horas, que viene a ser entre 6 y 10 años. Consumen hasta un 80% menos que las tradicionales, por lo que están consideradas de bajo consumo. No están indicadas para lugares de uso frecuente pero breve -como pueden ser zonas de paso o baños- porque tardan unos segundos en alcanzar a su máxima potencia y si se encienden y apagan con frecuencia se reduce su vida útil.

Por su parte, la iluminación LED ha supuesto toda una revolución. Estas bombillas tienen una vida útil de 50.000 horas, no tienen apenas pérdida de energía en forma calórica y prácticamente el 100% lo aprovechan para generar luz.

Aunque el precio de estos tipos de bombillas es superior a otros, a medio-largo plazo conseguiremos un ahorro significativo que puede llegar hasta el 80%. Es una inversión que merece la pena, ya que la amortizaremos con total seguridad.

7. Mantén una temperatura adecuada en tu vivienda

Es complicado que todas las personas que viven en la misma casa estén de acuerdo en cuanto a la temperatura ideal, pero por regla general las temperaturas recomendadas son de 22 a 25 grados en verano y de 20 a 23 en invierno.

Puedes utilizar termostatos digitales para mantener la temperatura estable cuando pones la calefacción o el aire acondicionado.


Coméntanos, ¿cómo de eficiente crees que es tu vivienda? ¿qué acciones realizas para tratar de ahorrar energía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *